Foto Télam

El Gobierno redefine el IFE como parte de las políticas para formalizar trabajo y ampliar el mercado laboral

Compartilo en las redes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El gabinete económico comenzó hoy a analizar una redefinición del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) como parte del desafío de volver a generar un mercado formal de trabajo, para lo cual se inició la caracterización de la población laboralmente activa dentro de los sectores más vulnerables.

 Así se avanzó en el encuentro que encabezó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en el que también se confirmó que 600.000 titulares de planes sociales pasarán a cobrar sus beneficios en cajas de ahorro que estarán a su nombre, a través del Banco Nación.

 En la actualidad, unas 9 millones de personas reciben desde comienzos del aislamiento social por la pandemia de coronavirus la ayuda de $10.000 del IFE y la reconversión de ese beneficio es una posibilidad que refleja la necesidad de plantear el escenario de pospandemia

 El análisis que se hace desde el Gobierno es que buena parte de ese universo de trabajadores informales o desempleados hoy alcanzados por el IFE se quedaría sin ingresos cuando concluya la asistencia por la emergencia sanitaria.

 La continuidad del IFE podría tomar características similares al plan “Potenciar trabajo”, que lanzó hace pocas semanas el Ministerio de Desarrollo Social y que permitiría vincular el beneficio a un desempeño de tareas, como las vinculadas a mejorar las condiciones edilicias de comedores comunitarios, la urbanización de barrios y a la producción de la economía popular..

 Del encuentro participaron los ministros de Trabajo, Claudio Moroni; de Economía, Martín Guzmán; de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; los titulares de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; del Banco Central, Miguel Pesce, y de la Anses, Fernanda Raverta.

 Al término de la habitual reunión de gabinete económico en Casa de Gobierno, Raverta señaló que si bien aún no finalizó el cronograma de pagos del tercer IFE, el impacto del mismo se puede ver “en los comercios de proximidad, en la economía local y en el consumo de las familias”.

 También destacó la importancia de haber caracterizado a los sectores más vulnerables del sistema de trabajo formal como los chicos de 18 a 24 años, los mayores de cincuenta, y las mujeres.

 “Nuestro desafío es volver a poner la Argentina en marcha, y eso se logra con un mercado laboral que incorpore a los argentinos y argentinas a la población económicamente activa”, expresó la funcionaria a la prensa.

 Raverta enmarcó en ese contexto la decisión del Gobierno de “comenzar a evaluar la reconversión” del Ingreso Familiar de Emergencia y avanzar en “un proceso en el cual hoy se inició una caracterización de la población” laboralmente activa.

 “Empezamos hoy por caracterizar la situación social que estaban viviendo los argentinos, desarrollamos la posibilitad de tener muy claras características de la población de chicos de 18 a 24 años, de quienes tienen mas de 50 años y no están incorporados a la población de trabajo y en la población de mujeres”, detalló Raverta.

 En ese sentido, destacó que tras la decisión del presidente Alberto Fernández de “volver a poner a la Argentina en marcha a través del trabajo, la producción el salario y el consumo” el desafío hacia adelante “es volver a generar un mercado formal de trabajo que incorpore a la enorme cantidad de argentinos a la pocblacion económicamente activa”.

 Por su parte, Arroyo destacó la decisión del Gobierno de incorporar un cambio en las cuentas del Banco Nación para las personas con planes, que son casi 600.000, que vienen cobrando con las tarjetas de la entidad, pero cuyas cuentas estaban a nombre del ministerio y no de las personas.

 “Ahora van a pasar a tener una caja de ahorro a su nombre, lo que les permitirá aumentar ingresos” explicó el ministro de Desarrollo Social.

 De está manera, “si alguien tiene un plan social y además hace changas y le pagan con un cheque, lo puede depositar en la cuenta o si lo contratan para una tarea particular, le pueden transferir directamente a su cuenta”, agregó.

 Precisamente, el Plan Potenciar Trabajo fue uno de los puntos importantes de la reunión del gabinete económico.

 Al respecto, Arroyo explicó que se puso en marcha el plan que, básicamente, apunta a la mano de obra intensiva en cinco sectores: construcción; producción de alimentos; textil; la economía del cuidado que son las personas que cuidan a otras personas; y reciclado.

 “En esos cinco sectores productivos vinculamos el plan social con el trabajo”, detalló al agregar que se apunta a crear 300.000 puestos de trabajo mediante las diferentes herramientas del plan.

 Del encuentro de gabinete económico también participaron la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco; el secretario de Política Económica, Haroldo Montagú, y la jefa de asesores del ministerio de Economía, Melina Mallamace.

Un relevamiento de la Comisión Tripartita de Igualdad de Oportunidades (CTIO) aseguró que la pandemia de coronavirus evidenció “las desigualdades de género existentes en el mercado laboral y su profundización, lo que afecta a los sectores más feminizados y expuestos”, y sostuvo que las actividades “más feminizadas” son la salud, educación, casas particulares y telecomunicaciones, entre otras.

El estudio sobre los efectos de la pandemia en el empleo de las mujeres hizo especial hincapié en los sectores “más feminizados”, informó el Ministerio de Trabajo, que advirtió sobre la desigualdad de derechos entre quienes tienen más protección en las tareas registradas y los más vulnerables en el empleo informal.

Los sectores más feminizados son salud (71,1%), educación (73,1%), casas particulares (99%), comercio minorista (45,6%), actividades esenciales con tasa marginal de feminización como suministro de agua y energía (16,8%), Fuerzas Armadas (19%) y telecomunicaciones (26,2%), y estacionales y no esenciales interrumpidas, como el turismo y la gastronomía (45,9%) y deportivas (48,9%).

“Para las mujeres significó una sobrecarga la superposición de la jornada laboral por las tareas domésticas y de cuidado y los bajos niveles de corresponsabilidad. A ello se suma el improvisado trabajo remoto, ya que se implementaron clases no presenciales en todos los niveles y se cerraron espacios de cuidado de primera infancia, lo que implicó la extensión del horario de tareas”, señaló Trabajo.

Un documento de la cartera que encabeza el ministro Claudio Moroni añadió que el trabajo remoto significó la superación de dificultades a partir de la ausencia de equipamiento adecuado, conectividad y espacios apropiados como consecuencia de “la situación de aislamiento y sin capacitación y prevención”.

Están más expuestas al contagio por las condiciones laborales las mujeres de las actividades de salud, casas particulares y quienes realizan tareas voluntarias, o los docentes en comedores escolares, barriales o comunitarios, añadió.

El estudio aseveró que otra de las dificultades es “la disminución de los ingresos, incluso en el sector formal, en especial de las trabajadoras de actividades no esenciales, por suspensiones y eliminación de presentismo y horas extras”.

“Sindicatos, cámaras empresarias y Estado realizaron acciones para preservar el empleo femenino durante la pandemia y contribuir a reducir las desigualdades e inequidades laborales. Los gremios acompañan a las mujeres y sus familias en la crítica situación y distribuyen alimentos, definen protocolos de seguridad para el regreso al empleo, capacitaciones, acuerdos antidespidos, participación en Comités de Crisis y entrega de insumos de cuidado y seguridad”, puntualizó.

Según el informe, entre las medidas adoptadas para preservar el empleo y los puestos de trabajo figura el acuerdo para evitar cesantías que firmaron la CGT y la UIA, que estipuló el cobro del 75 por ciento del salario para los trabajadores suspendidos que no pueden cumplir tareas por el estado de confinamiento.

El Ministerio de Trabajo, por último, realzó la decisión estatal de implementar el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP)  y el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), concluyó el relevamiento oficial.

Noticias relacionadas
El gobierno de Tucumán creó el Registro de Ladrilleros Artesanales, Ver más,,,
Un proyecto de ley que establece la creación de un Ver más,,,
Compartilo en las redes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email