El empleo privado formal asalariado comenzó a estabilizarse en mayo y junio, según el Ministerio de Trabajo

Compartilo en las redes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El trabajo asalariado registrado privado dio señales de “incipiente estabilización” en mayo y junio pese a “las graves consecuencias provocadas por la pandemia de coronavirus en la actividad económica y sus repercusiones directas en el empleo y los ingresos”, según el informe mensual del Ministerio de Trabajo

Para la cartera laboral, ese fenómeno respondió a “la rápida reacción del sistema productivo, que incrementó las contrataciones de personal por la flexibilización de las medidas de aislamiento social y de restricción a la producción”.

“La Argentina es el país en el que el empleo asalariado privado presenta la menor caída, en comparación con otras naciones de la región desde la irrupción de la pandemia en marzo último. Ello se relaciona con las políticas globales aplicadas por el Gobierno, que hicieron eje en la necesidad de mitigar los efectos de la crisis sobre las condiciones laborales del personal registrado”, precisó.

El informe “Situación Laboral y herramientas del Estado para su contención” también indicó que en mayo -según el Sistema Integrado  Previsional Argentino (SIPA)- el empleo asalariado registrado en firmas privadas se mantuvo estable y evidenció una variación mensual de -0,1 por ciento, lo que representa a unos 6 mil trabajadores menos y, la dinámica laboral de ese mes, contrastó con “las importantes contracciones verificadas en marzo y abril”.

En marzo, el empleo asalariado privado cayó un 0,7 por ciento en términos mensuales (41 mil trabajadores menos) y, en abril, un -1,7% (102 mil), pero no obstante esa estabilización en el sector, el total de personal registrado continúa en baja por el comportamiento descendente del resto de las modalidades ocupacionales, como el monotributismo, los autónomos y casas particulares.

Esa información, sin embargo, proviene de un registro administrativo que se elabora a partir de la declaración de los contribuyentes al sistema de seguridad social, por lo que no permite distinguir en qué medida la reducción del trabajo independiente se debe a que se dejó de realizar la actividad laboral o a la decisión de postergar el pago de obligaciones al sistema”, puntualizó el informe.

La Encuesta de Indicadores Laborales sostuvo que en junio el nivel de empleo privado registrado en empresas de más de 10 trabajadores del total de los aglomerados relevados cayó un 0,1 por ciento en relación con mayo, lo que atenuó los resultados negativos de -0,4 en mayo y de -0,6 por ciento en abril.

“La variación se explicó por el aumento de las contrataciones, que casi compensó las desvinculaciones del período. La tasa de entrada de personal a las empresas fue del 0,7, lo que duplicó la de los meses anteriores (0,4 por ciento), aunque permanece todavía entre los registros históricos más bajos”, añadió el estudio.

La tasa de salida se mantuvo en igual nivel que el mes pasado (0,8 puntos), lo que implica que el aumento de contrataciones de trabajadores fue el factor que fundamentó el sostenimiento del nivel de empleo luego de dos meses.

La recuperación del volumen de incorporaciones repercutió con mayor intensidad en las ramas del comercio y los servicios financieros, por lo que las expectativas empresarias para los próximos tres meses permiten augurar la consolidación de ese proceso de estabilización del empleo asalariado privado, puntualizó.

Noticias relacionadas
Un millón de trabajadores celebraron acuerdos paritarios desde enero último, Ver más,,,
Compartilo en las redes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email