Intiman a Farmacity a dejar de “presionar” empleados para que acepten reducción salarial

Compartilo en las redes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

La Federación Argentina de Trabajadores de Farmacia (Fatfa) reclamó hoy a la empresa Farmacity que “se abstenga de ‘requerir’ al personal la aceptación ‘voluntaria’ de reducción salarial” y denunció que la patronal ejerce “práctica desleal” y viola el decreto 329/20 que prohíbe los despidos en todo el país.

Un comunicado de la organización sindical denunció hoy que Farmacity presiona a los trabajadores para aceptar reducciones salariales, ejerce práctica desleal, viola el decreto antidespidos y oculta la suspensión de las tareas, puntualizó.

El gremio que conduce Roque Garzón intimó por carta-documento a Farmacity a cesar en esa actitud y denunció la situación ante el Ministerio de Trabajo.

“Farmacity procura avanzar sobre los derechos laborales y el convenio colectivo de los trabajadores de la actividad e intenta disuadirlos para que acepten menos horas de labor y reducciones salariales, convirtiéndolos en blanco de ajuste de una supuesta baja de la rentabilidad que la cadena no puede demostrar”, dijo Garzón.

El dirigente sostuvo que Farmacity podría haber solicitado “la aplicación del decreto 332/20, que dispuso durante la pandemia de coronavirus el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) para las empresas, y su par 376/20, que amplió la ATP y contempló la postergación o reducción de hasta el 95 por ciento del pago de las contribuciones patronales al sistema previsional”.

“El Estado abona una asignación salarial complementaria a los trabajadores en relación de dependencia del sector privado. El hecho de que la compañía no haya solicitado la ATP exhibe la imposibilidad de demostrar una merma de la facturación. La práctica va en desmedro de los trabajadores y beneficia a la firma, por lo que el gremio la intima a ajustarse a las disposiciones vigentes”, señaló.

La Fatfa explicó que Farmacity procura cubrir “las pérdidas de otras actividades del Grupo Pegasus -al que pertenece- por haber cerrado en algunas provincias”.

Garzón enfatizó que la actividad de farmacia fue considerada “esencial” y, los trabajadores, ofrecen sus servicios “desde el primer día de la pandemia, exponiendo su salud y la de sus familias” y, además, la empresa aumentó de forma considerable su facturación en relación con los meses anteriores, concluyó.

Uno de los principales accionistas de la compañía es Mario Quintana, ex vicejefe de Gabinete de Mauricio Macri, a través de la empresa Partner ISA.

Noticias relacionadas
Compartilo en las redes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email