Camioneros y Fadeeac acordaron una recomposición salarial de 23 por ciento y volverán a negociar en enero

Compartilo en las redes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Las federaciones Nacional de Choferes de Camiones y la Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) acordaron hoy una recomposición salarial del 23 por ciento hasta el 31 de diciembre próximo, en dos cuotas y con revisión en enero, como resultado de la segunda reunión de las negociaciones paritarias para este año.

Así lo informaron el gremio y la entidad empresarial que, sin embargo, divergieron al indicar la vigencia del acuerdo y la posibilidad de reformar el convenio colectivo.

La actualización salarial se pagará en dos etapas de 11,5 por ciento cada una, la primera con el sueldo de julio y la segunda con el de octubre, ambas en base a los salarios de junio.

El secretario adjunto del gremio, Pablo Moyano, informó que el acuerdo paritario es hasta diciembre y “descartó cualquier posibilidad de modificación del convenio colectivo de trabajo”, y precisó que también incluyó el compromiso de ambas partes de avanzar en “las discusiones para efectivizar el pago de un bono de 20 mil pesos”.

Moyano sostuvo también que el gremio insistirá durante el próximo semestre ante la Fadeeac para sumar otro aumento del 23 por ciento a fin de alcanzar en los primeros meses de 2020 una recomposición total del 46 por ciento, que fue lo reclamado por el sindicato antes de comenzar la negociación colectiva, lo que la patronal había rechazado y calificado como “muy improbable”.

“El acuerdo paritario fue muy importante, porque el aumento salarial obtenido hoy se reflejará de manera casi automática. Además, quedó descartado que se produzcan cambios en el convenio colectivo de trabajo”, afirmó Moyano apenas concluido el encuentro.

La Fadeeac confirmó, a través de un comunicado, el nivel de recomposición hasta diciembre, y aclaró que se trata de un convenio anual hasta julio de 2020, con el compromiso de retomar las negociaciones en enero “para revisar sus condiciones de acuerdo con la situación económica del país y del autotransporte de cargas en ese momento”.

La organización patronal no mencionó la eventual negociación del bono de 20 mil pesos y aseguró que “las partes acordaron mantener instancias de trabajo futuras para evaluar algunos puntos del Convenio Colectivo de Trabajo 40/89 para ayudar a mejorar la productividad”.

El acuerdo “se logró concertar sin conflictos, en una de las negociaciones paritarias más importantes para la economía nacional”, destacó la Fadeeac, que aseveró que “el gremio se comprometió, según consta en el acta firmada por el sector sindical, a no realizar reclamos salariales de ningún tipo durante el plazo que dure el convenio, que es anual”, ratificó.

La primera reunión paritaria se concretó ayer, sin ningún avance, en el marco de una negociación que se perfilaba compleja y tensa por los reclamos cruzados, en la que los camioneros exigen una mejora de los haberes del 46 por ciento ante “la magnitud del proceso inflacionario”, lo que el grupo empleador calificó como “improbable”, a la vez que reclama cambios en el convenio laboral, pretensión rechazada por la conducción gremial.

El titular de la Fadeeac, Mario Eliceche, había anticipado que en las negociaciones paritarias plantearía la adecuación del convenio de camioneros, al considerar que “el contexto del país cambió” desde que esa normativa fue puesta en vigencia.

La Fadeeac propuso reformular las tareas de los choferes, modificar el cómputo de horas extra y el adicional del 1 por ciento por año de antigüedad, establecer el segmento de larga distancia a partir de los 300 kilómetros en lugar de los actuales 100, implementar la jornada reducida y su método de pago sin incluir el adicional por comida, estipular un sistema de suspensiones y eliminar el plus por zona desfavorable, entre otros cambios.

“Camioneros no aceptará ninguna modificación del convenio colectivo por ser un atropello a las conquistas laborales que insumieron a los trabajadores años de lucha lograrlas”, había señalado Pablo Moyano, quien acusó a los empresarios de “insensibilidad”.

En medio de la pulseada con el sindicato, Eliceche también había apuntado al gobierno al reiterar que más del 40 por ciento del costo logístico total del sector corresponde a impuestos, y detalló que para el Ejecutivo la actividad constituye “un buen negocio, porque es la que más consume gasoil en el país, sin mencionar la enorme carga tributaria, lo que permite recaudar”.

Sin embargo, días después, el presidente Mauricio Macri se sumó a la polémica al asegurar que “la Argentina tiene el costo de transporte más alto de toda la región” debido a “los privilegios acumulados de forma ilegal y arbitraria por los señores Hugo Moyano y Pablo Moyano”.

“El autotransporte de cargas consume unos 6.500 millones de litros al año, la mitad del gasoil que se vende en la Argentina, y cada litro está gravado con el 21 por ciento del IVA y el 18 por ciento de impuesto al combustible, mientras los neumáticos pagan 38 por ciento de derecho de importación. Los costos de la actividad sufrieron en mayo último un incremento interanual del 70 por ciento, y hay preocupación de que la tendencia no cambie a corto plazo”, había asegurado el empresario.

Noticias relacionadas
La Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys) Ver más,,,
Los gremios ferroviarios concluirán el año con la actualización salarial Ver más,,,
Compartilo en las redes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email